¿CÓMO CUIDAR EL CEREBRO DE TU HIJO?

Muchas veces no se da a la inteligencia emocional toda la importancia que tiene y no se tiene en cuenta la necesidad de cuidar el cerebro de los más pequeños para que crezcan felizmente. Conocer las herramientas para que se desarrollen de forma sana es esencial.

  • La importancia del afecto

El afecto que demostramos a los hijos es uno de los aspectos más importantes y determinantes en su desarrollo. Sentirse querido en sus primeros años de vida les ayuda a tener una alta autoestima. Cuando los pequeños perciben que sus padres desean pasar tiempo con ellos y disfrutan haciéndolo, se sienten seres queridos y se divierten, lo que hace aumentar su autoestima.

El libro Cuentos para el desarrollo emocional desde la teoría del apego enseña, a manos de los psicólogos Rafa Guerrero y Olga Barroso, lo imprescindible para lograr un desarrollo emocional sano en los más pequeños.

  • El juego y la lectura junto a los hijos

El juego debería ser la única preocupación de los niños. Necesitan jugar, divertirse, aprender mientras lo hacen y experimentar emociones. Jugar con los niños al menos 30 minutos al día ayuda a fortalecer el vínculo entre padres e hijos.

Uno de los grandes beneficios del juego es el desarrollo cognitivo de los niños. La concentración, la memoria, la imaginación y la creatividad son aspectos muy importantes qu

e pueden estimularse durante la infancia. Una de las mejores maneras de hacerlo es a través del juego y la lectura.

Rafa Guerrero trata este tema en su libro Cómo estimular el cerebro del niño a través de 100 ejercicios para potenciar las funciones ejecutivas.

  • Otros aspectos a tener en cuenta para que los niños crezcan sana y felizmente :

  • Ayudarles a resolver sus problemas, pero no solucionarles todo. Hay que proteger a los hijos, no sobreprotegerles.
  • Animarles a hablar de sus emociones, que sean capaces de expresarlas y gestionarlas. Una de las mejores técnicas para esto es a través de un cuento.
  • La calidad del sueño es muy necesaria. Es importante que establezcan una rutina y relacionen esas horas con el descanso.
  • Realizar ejercicio físico. No debemos dejar que los pequeños crezcan sin realizar actividades físicas: son necesarias, divertidas y muy beneficiosas para ellos.

Deja un comentario