Consejos para los padres sobre la vuelta al cole 2020

Recomendaciones para los adultos sobre la vuelta al cole por Mercedes Bermejo

Mercedes Bermejo, Psicóloga, Psicoterapeuta familiar infantojuvenil, directora de Psicólogos Pozuelo, autora y editora de Editorial Sentir, nos da algunos consejos para padres y madres sobre esta vuelta al cole tan diferente para todos. 

Transmitir calma y tranquilidad

Es importante que padres y madres puedan transmitir tranquilidad y calma a sus hijos de cara a la reincorporación de este nuevo curso escolar. Si los padres sienten temor o inseguridad de que sus hijos vayan a ir al colegio, este temor se transmite y se traslada a los hijos, lo que puede generar mucho malestar en el interior de los pequeños, que cada uno se manifiesta de diferentes maneras: psicosomáticas, psicológicas, emocionales, incluso conductuales. Por eso, el estado de ánimo y la tranquilidad de los padres es fundamental siempre, pero mucho más en este momento.

Además, es muy importante el tipo de mensaje que se transmite a los niños y cómo ellos lo pueden interpretar, es decir, no hay que cargar sobre ellos la responsabilidad ni la culpa de un posible contagio, o el temor de que el otro es el enemigo y me puede contagiar. Con precaución, serenidad, mucha calma y mensajes breves, concisos y claros, teniendo en cuenta también que van a haber adultos que van a supervisar y a garantizar que los más pequeños estén cuidados y protegidos en el contexto educativo.

Ejercicios para combatir el estrés y la ansiedad

Para controlar el estrés y la ansiedad, muchas veces en psicología utilizamos técnicas para parar nuestra mente, pensar qué vamos a decir, cómo lo vamos a decir. En los momentos de mayor estrés pensar en otra vía, otro canal de descarga con otro adulto y no a través de los más pequeños para poder entrenar esos mensajes que vamos a transmitirles. También es muy importante preguntarles a ellos qué es lo que han entendido, porque muchas veces solemos transmitir mensajes con un discurso muy adulto, con lenguaje muy técnico, poco claro o muy extenso, y no llegan a entender bien qué les estamos queriendo decir.

La importancia de la edad

La edad es muy importante, y que nuestros mensajes se adapten a la etapa evolutiva es fundamental. Para cada franja de edad, es necesario transmitir un tipo de mensaje u otro: 

  • A los más pequeños: mensajes claros, breves y concisos, y pautas concretas que no supongan mucha carga de responsabilidad de acuerdo a su edad.
  • Cuando ya están en una mediana edad ya se les puede explicar un poco mejor, sin amenazarles, sin decirles las consecuencias terribles que pueden ocurrir si no se cumple con las normas establecidas, es decir, el decir que alguien se puede morir o enfermar si no lleva la mascarilla puede generar mucha desestabilidad y mucho malestar que no les favorece, incluso puede conllevar al bloqueo y a que no puedan cumplir correctamente con estas pautas de adaptación.
  • A los adolescentes ya se les puede pedir cierto grado de responsabilidad, de madurez y que cumplan lo que se ha establecido, que es llevar la mascarilla y mantener la distancia de seguridad. También es importante transmitir esa conciencia social, que hay veces que en esta etapa puede haber una tendencia al egocentrismo, y hay tener en cuenta que somos una comunidad y que es importante poder cuidar al otro… que cuidándome yo también estoy cuidando a los demás. Estos mensajes y valores son importantes en esta situación actual, pero también para la vida.

Para estos momentos es muy recomendable “Dani no quiere ir al cole”, un cuento escrito por Mar Romera de la Colección Crecicuentos (dirigido a niños y niñas de 4 a 8 años), que ayuda a los niños que no quieren ir al colegio en la iniciación al mismo, un cuento muy interactivo a través de juegos… además al final del mismo hay también recomendaciones para padres. Transmite muy bien, de manera muy pedagógica qué podemos hacer los padres y madres para poder calmar y poder transmitir esa seguridad que necesitan los peques en esta nueva etapa cargada de incertidumbre.

Preparar las rutinas y hábitos

En relación a las rutinas es importante unos días antes empezar a adquirir el hábito en cuanto a horarios, en cuanto a lo que se va a ir haciendo… buscar hacer algo similar, incluso un día nos podemos acercar al colegio para que los más pequeños recuerden cómo es el colegio por fuera, etc. Hay que tener en cuenta que hay niños que han estado seis meses sin ir al colegio, y que ya no se acuerdan cómo eran sus amigos, ni de cómo era el colegio… entonces realizar alguna visita al centro educativo también es oportuno, incluso quedar con alguno de los amigos del colegio manteniendo la distancia social, o hacer alguna vídeo llamada para que no sea tan brusco y cueste tanto, porque al final va a ser una exposición muy grande para niños pequeños que han estado mucho tiempo aislados.

Es importante que los padres vayan hablando los días previos del colegio de qué recuerdos tienen del colegio, qué se hace en él… para generar esa anticipación de cómo va a ser, de cómo era el horario, a qué hora vamos a entrar, quién es mi profesora, a quién me voy a encontrar… generar esos recuerdos que pueden ayudar a crear estas memorias anticipatorios que dan cierta seguridad y no generan tanta incertidumbre. No basarnos tanto es las cosas extrañas que va a haber en el colegio, sino en todo lo contrario… que el colegio sigue en el mismo lugar, los profes siguen estando ahí y los compañeros también.

Acompañar a los pequeños en el proceso de duelo

Si ha habido algún caso de algún familiar cercano que ha fallecido como consecuencia del Covid-19, es muy importante acompañar al niño en el proceso de duelo, que en niños y niñas es diferente a los adultos, y transmitir ese afecto y también esa seguridad. En algunos casos es normal que a lo mejor no quieran acudir a centro educativo… en estos casos hay que ver la sintomatología, el grado de ansiedad y malestar que tiene el niño, y en algunos casos valorar la conveniencia de ir o no ir. Es importante ver qué mecanismos puede generarle cierta seguridad, de que la situación con el familiar que ha fallecido era una situación excepcional, que en principio si hay un riesgo, pero con las debidas medidas de protección y de cuidado todo va a ir bien. Pero como digo hay que valorarlo también a nivel familiar: muchos progenitores son también los que tienen síntomas de ansiedad por miedo a que los hijos se contagien en el colegio, y mientras los padres no puedan transmitir esa calma y seguridad es muy difícil que la puedan percibir los hijos.

 

 

 

Deja un comentario