La importancia de pasar tiempo de calidad con tus hijos

 

Todos disfrutamos al pasar tiempo con nuestros hijos, pero el trabajo, los ritmos del día a día y otras obligaciones provocan muchas veces que nos resulte difícil encontrar cada día un rato para dedicárselo en exclusiva.

Además, son muchas las ocasiones en que encontramos este espacio y no lo aprovechamos de la mejor manera, ya que no terminamos de desconectar de todas nuestras ocupaciones y responsabilidades.

En Editorial Sentir creemos en la importancia de pasar tiempo de calidad con los pequeños. Una de las actividades más beneficiosas para ellos es leer juntos un cuento

Beneficios de leer junto a tus hijos

La lectura acompañada, recomendada entre el año y los 7 años, tiene los siguientes beneficios:

  • Fortalece el vínculo adulto-menor.
  • Mejora el rendimiento intelectual del niño o niña a través del conocimiento, la imaginación, la memoria, el lenguaje…
  • Desarrolla la empatía y la inteligencia emocional.
  • Fomenta el autoconocimiento y la autoestima, básicos para un desarrollo emocional sano.
  • Permite la expresión emocional y el conocimiento del mundo interior de los más pequeños.

 

Leer junto a tus hijos también tiene beneficios para ti, ya que este es un momento en que desconectarás de todo lo que te rodea, dejando las preocupaciones, los aparatos electrónicos y centrándote en el mundo que tienes entre las páginas.

La infancia es una etapa clave en la relación con nuestros hijos. Si conseguimos que desde pequeños confíen en nosotros es más probable que se abran y sigan haciéndolo en un futuro. Los cuentos de Sentir se caracterizan por tener elementos que fomentan la expresión emocional y la creación de ese vínculo tan especial: preguntas interactivas, páginas para dibujar, pegatinas y ¡mucho más!

Además, tratan temas que pueden ser cotidianos en su vida pero muy complejos a la hora de contarlos. Con la lectura conjunta podemos conseguir que nuestros pequeños se abran con nosotros, se sientan protegidos y consigamos un clima de confianza.

Cuando leemos un libro con nuestro hijo, nos convertimos en su hogar, en su escudo protector, encontrando en nosotros la seguridad y fortaleza que necesita para crecer feliz.

Deja un comentario